Amanecer en el monte Batur: precio e itinerario

Amanecer en el monte Batur: precio e itinerario

Si piensas en Bali y sus impresionantes paisajes, seguramente se te venga a la cabeza alguno de sus volcanes. Entre ellos el Monte Batur. Este volcán se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de la isla debido a su belleza incomparable y su espectacular vista panorámica. Además, el Monte Batur ha sido escenario de muchas fotografías y ha cautivado a viajeros de todo el mundo.

Nosotros teníamos claro que queríamos explorar esta maravilla natural y, después de investigar un poco, encontramos la forma más conveniente y emocionante de hacerlo durante nuestra estancia en Bali. A continuación, te contaremos más detalles sobre la emocionante excursión al Monte Batur y la experiencia que vivimos al visitarlo.

Qué es el Monte Batur

El Monte Batur es un volcán activo situado en la isla de Bali, Indonesia. Ha sido famoso a lo largo de los años debido a su belleza escénica y su actividad volcánica. Con una altitud de aproximadamente 1,717 metros, es un destino popular para excursionistas y amantes de la naturaleza.

El volcán ha experimentado erupciones a lo largo de su historia, siendo la última erupción importante en el año 2000. Desde entonces, ha tenido una actividad más moderada, con emisiones regulares de vapor y gases volcánicos. Esta actividad volcánica controlada le da al Monte Batur una atmósfera única y atractiva para los visitantes.

Vistas del Monte Batur

Cómo visitar el Monte Batur

El Monte Batur es un lugar que solamente se puede visitar con tour, podrías intentarlo por libre pero no te saldrá a cuenta. La opción más popular es ir a ver el amanecer desde la cima del volcán, aunque también hay excursiones durante el día y donde seguramente encontrarás menos gente. 

Si decides aventurarte sin tour, es probable que te encuentres con algunas dificultades. Los locales han establecido una especie de sistema entre las entradas y los guías turísticos.

 

Un amigo nuestro intentó ir sin un tour y se encontró con que le pedían muchas tasas adicionales que, en total, terminaban costando más que el propio tour. Parece que se han organizado para que la gente no pueda acceder de manera independiente.

Para evitar complicaciones y disfrutar plenamente de tu visita, te sugerimos muy a nuestro pesar, que te unas a un tour.

Qué debes saber antes de contratar un tour 

Antes de investigar sobre los distintos tours, sus precios y qué viene incluido; te dejamos aquí unas pautas básicas que te ayudarán a contratar tu mejor tour y tener una experiencia satisfactoria y, sobre todo, sin sorpresas desagradables.

Precios y dónde contratarlo

Los precios que encuentres por internet seguramente serán más caros que los de las agencias de turismo locales.  Lo que nosotros recomendamos es buscar primero por internet los precios estándar y luego ir a visitar los puestos locales para conseguir un precio más económico. 

Nosotros contratamos el tour para ver el amanecer en un puesto local en la calle principal de Ubud. Fuimos con la compañía Radinbali24, y nos costó 300 rupias por persona (18.30€).

No vamos a negar que tuvimos que regatear un poco. Inicialmente nos dieron precios más altos, entre 20 y 25€ por persona, pero al ver que íbamos a buscar más agencias nos dieron este precio. Este fue el más económico que encontramos entre todas las agencias que preguntamos.

En la mayoría de flyers de las agencias el precio de los tours sale más elevado, pero en las casetas de las agencias te dan otro precio. Intentad evitar alquilarlo por teléfono, porque pueden aplicaros el precio del flyer, es decir, más caro.

Si quieres comprarlo con antelación, ya que no quieres complicarte buscando una vez allí. En este caso, sí recomendamos coger el tour por internet. Aquí os dejamos la excursión más parecida a la que hicimos nosotros y con un precio no muy alejado a los precios locales.

Incluido 

La mayoría de tours, por no decir todos, incluyen:

    • Transporte de tu alojamiento al inicio del trekking, y también la vuelta. 
    • Guía Inglés. Cada grupo tiene un propio guía que teóricamente va explicando cosas del volcán. En nuestro caso solo nos enseñaba por donde subir y casi ni nos habló.
    • Tasa de entrada a el área de Kintamani. 
    • Botella de agua
    • Linterna para alumbrar el camino de subida. 
    • Desayuno. Uno antes de empezar el trekking y otro cuando estás arriba observando el amanecer.
    • Algunos tours incluyen una parada en una plantación de café o en unos arrozales.

Itinerario

El tour empieza muy temprano, entre las 2:00 y las 2:30 de la mañana, cuando nos recogen en nuestro alojamiento y vamos hacía el punto de subida del trekking. Antes de llegar, se hace una parada en un local de carretera donde te sirven un desayuno de café o té y un crepe de plátano.

Se llega al punto de inicio del trekking a las 3:30 de la mañana, que realmente es un parking con 60 furgonetas llenas de turistas y guías. 

Ten en cuenta que allí hay una zona de baños, pero son de pago.

En el parking reparten las linternas y botellas de agua. Pensábamos que nos iban a juntar con más grupos, ya que solo éramos 4, pero nos pusieron un guía exclusivo para nosotros. 

Comienza la subida (3:45 am) y la podríamos clasificar en 3 fases. Al principio, es bastante tranquila y recta, sin mucho esfuerzo. Luego, comienza una subida por carretera, donde el terreno es bastante suave pero con algunas pendientes pronunciadas. Finalmente, nos adentramos en el monte, donde el camino se vuelve más inclinado, con rocas y debes prestar más atención a dónde pisas. En algunos tramos, incluso tienes que ayudarte con las manos, como si estuvieras escalando.

Llegamos a la cima alrededor de las 6:00 am. Arriba de todo hay muchos bancos donde se van parando todos los grupos de tours. Poco después, el sol comienza a salir y mientras tanto, nos sirvieron otro desayuno incluido: un huevo duro y un sándwich de plátano. 

Nosotros nos sentamos al lado de la señal “Welcome to Monte Batur” y sigo pensando que era el sitio con las mejores vistas.

El banco de la derecha de la señal del Monte Batur.

Pasada una hora, a las 7:00, se empieza el descenso por otro camino más fácil y corto. Entonces se llega a un tramo de carretera, por donde has subido anteriormente, y allí están todos los coches de los tours esperando. Es decir, no bajas hasta el punto de partida, sino que llegas a mitad del camino.

Vistas de la bajada del Monte Batur.

Nuestro conductor/guía nos preguntó si queríamos ir a una plantación de café o a un arrozal, y nos decidimos por la primera. Llegamos a las 8:30 am a la plantación de café Satria Luwak Coffee. Durante una hora nos enseñaron las diferentes plantaciones que tienen y como hacen el café más famoso de la zona, el café de Luwak (Café de civeta). Con esta situación nos encontramos con que tenían 2-3 civetas encerradas en jaulas para mostrarlas. Nos comentaron que teóricamente, solo los tenían una semana y luego capturaban otros durante una semana, y así repetidamente. Todo para evitar tener el mismo animal enjaulado.

Eso nos descontentó bastante y por eso no recomendaría contribuir en un sitio así. Aunque sabemos que en estos lugares tienen muchas veces animales de muestra, sin especificarlo en ningún sitio, y cuesta saber en qué sitio no hay maltrato animal.

También nos hicieron una degustación gratuita de cafés y tes de la zona. En estos no incluye el café de Luwak, aunque tienes opción de pagar uno y probarlo. Finalmente, te pasan por la tienda por si quieres contribuir y comprar diferentes cafés. 

Degustación de té y café

Ya todo listo, a las 9:30 volvemos al coche y llegamos a las 10:15 a nuestro alojamiento de Ubud. Un total de 8 horas sin parar.

Nuestra experiencia

Podemos decir que fue una de las mejores experiencias que vivimos en Bali. Levantarte tan temprano para ver el amanecer desde un volcán, en sí ya suena una aventura fantástica y obviamente lo fue. 

Lo único que no nos gustó mucho es el momento de la subida. La sensación de que estás en una excursión con el colegio. Todo el mundo en hilera subiendo y a un ritmo lento por el cansancio. Entendemos que es una actividad popular y que mucha gente quiere hacerla, nosotros incluidos; pero era un poco excesivo la cantidad de gente que había en ese sitio. 

Aún así, repetimos, ¡la disfrutamos muchísimo! No vamos a negar que es una subida algo cansada, pero vale la pena cada momento. Ve tomándote tu tiempo para subir. 

Paula

Yo iba parando cada tramo de subida intenso, y para no perderme el grupo se paraba conmigo. Si que al inicio me hacía sentir un poco mal pues porque ellos podían ir a un ritmo más elevado; pero finalmente vas con un grupo de personas que todos os ayudáis y no tienes que sufrir tú por tener un «peor» estado físico. Así que si te tienes que sentar 15 minutos a descansar, te animo a que lo hagas. A la vez, hay muchas personas subiendo, te puedes unir al siguiente grupo sin problema.

Poste en la cima del Monte Batur